CiudadIMPA es un BarrioProgramasÚltimas

IMPA es un barrio: la fábrica

IMPA (Industrias Metalúrgicas y Plásticas Argentina) es la primera fábrica recuperada por sus trabajadores en Argentina. Se organiza en forma de cooperativa y está ubicada en la calle Querandíes 4290 del barrio porteño de Almagro.

En el primer bloque de “IMPA es un Barrio: la fábrica”, distintos actores narran la historia de su recuperación, la lucha y la resistencia de los trabajadores desde los inicios. “No hubo ningún proceso de recuperación sin ocupación” explica Eduardo “Vasco” Murua, uno de los referentes de la fábrica y del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas.

A partir de diferentes testimonios puede reconstruirse el apoyo de los vecinos el barrio desde un comienzo y la búsqueda de los trabajadores por integrar al barrio a las distintas actividades que allí funcionan. “IMPA, siempre en la medida de lo posible brindó sus espacios para el conjunto de los pueblos, sin pedir nada a cambio”, asegura Murúa.

En la fábrica funcionan diferentes espacios, entre ellos, un Centro Cultural y un Bachillerato Popular al que asisten jóvenes y adultos.

En el segundo bloque trabajadores, de la cultura cuentan cómo surge el Centro cultural y sus distintas actividades abiertas a toda la comunidad. “Un sub-espacio dentro de una fábrica que aún continua produciendo, y que a la vez tiene una historia política en busca de la recuperación y la apropiación del espacio fabril”, plantea Laura Benitez, docente del taller de tela en IMPA.

El centro cultural del IMPA funciona de lunes a viernes de 15 a 21hs y los sábados de 11 a 18 hs. Se encuentra abierto para que los vecinos puedan realizar talleres, mirar obras de teatro, ver espectáculos de música, etc. Si bien los talleres son arancelados para sostener el espacio, “nadie que venga y quiera hacer un taller se queda sin hacer el taller porque no pueda pagarlo”, dice Ezequiel, parte del centro cultural. Esto es así ya que los trabajadores de la cultura en IMPA entienden la cultura como un espacio de resistencia.

Por otra parte, el Bachillerato popular abre sus puertas en el año 2004 generando un espacio educativo dentro de la fábrica. En el tercer bloque se narra esta experiencia de enseñanza para jóvenes y adultos. Gracias al Bachillerato “miles de pibes pudieron terminar sus estudios” plantea Murúa. El surgimiento del bachillerado implicó una larga pelea por la legalización de los títulos y el reconocimiento de los educadores populares.

“Hay estudiantes que provienen de distintos territorios, muchas y muchos vienen del barrio de Almagro, pero también de distintos barrios (…) hay una composición muy heterogénea”, argumentó Fernando, docente del Bachillerato. Así explicó también que ellos como bachillerato eligieron políticamente estar en IMPA porque “eso significa reconocerse en sus banderas, en sus reivindicaciones y sus luchas (…) nosotros también ocupamos la escuela, también la resistimos, y también producimos una educación pre figurativa de la sociedad que queremos que sea”.

IMPA no sólo es un espacio de lucha y de resistencia de los trabajadores, sino que también es un espacio donde se produce cultura, arte y educación; y todo esto es un ejemplo para otras fábricas, para poder ver que “es posible recuperarse, trabajar ellos mismos y poner el hombro (…) es posible cuando uno se une y no se deja gobernar por los patrones se sale adelante”, aseguró en el bloque Julio Omar Marinero, trabajador de IMPA.

Mirá “IMPA es un barrio” todos los lunes a las 19 y los domingos a las 16 por el 32.1 de la TDA.

Tags

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.