ÚltimasVideoinformes

“Nos decían que sabíamos cómo era la muerte por hipotermia y nos describían cómo iba a ser”

“Nos decían que sabíamos cómo era la muerte por hipotermia y nos describían cómo iba a ser la situación, que íbamos a perder el control del cuerpo, que nos íbamos a quedar duros, que nos íbamos a quedar dormidos y que nos íbamos a morir sin darnos cuenta”. Este relato es de Andrea Gatabria, integrante de ATE Capital y de Fipca La Sanmartiniana, una de las militantes que sufrió el ataque de la patota de Joe Lewis, el magnate británico que usurpa actualmente el Lago Escondido. La travesía buscó problematizar el acceso público al lago y la apropiación de tierras nacionales por parte de extranjeros.

Cuando Andrea Gatabria y David Ramallo, miembro de Radio Grafica FM 89.3, se dirigían a una isla donde estaba planificado encontrarse con el resto de los integrantes, fueron interceptados por una patota que los amenazó en reiteradas oportunidades hasta que les dieron vuelta el kayak en el que se movilizaban: “Empezamos a enfriarnos y a perder el control del cuerpo. Pedíamos ayuda”, detalló Andrea, y explicó que tiraron sus pertenencias al lago.

El otro grupo que se dirigía por Tacuifí, un sendero público, encontró el paso cerrado pese al fallo del Superior Tribunal de Justicia de Río Negro que ordena su apertura. Según el relato de Gatabria, cuando estaban en estado de descompensación este mismo grupo los llevó a la costa y solo fueron asistidos por sus compañeros frente a la inacción de la Policía.

“Dijeron: ‘Acá traemos a los dos que se cayeron’. Mi compañero grita que quiere hacer una denuncia porque no nos caímos sino que ellos nos habían tirado. La policía responde: ‘nosotros no vimos nada’. Los que le daban las ordenes a la policía eran estos tipos. Eso habla del Estado paralelo, del Estado dentro del Estado y de la actitud mafiosa al estilo de un grupo de tareas”, concluyó.

Los participantes de la Marcha por la Soberanía realizaron una denuncia penal por torturas, privación ilegitima de la libertad y atentado contra la vida a partir de la agresión que sufrieron por parte de personal privado del empresario y el silencio de la Policía de Río Negro.

Tags

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.