ÚltimasVideoinformes

Cambiemos y la criminalización de la protesta: avance represivo y gatillo fácil

Los últimos casos de gatillo fácil y masacres por mano de la policía, tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en el resto del país, ponen en evidencia el avance represivo y la criminalización de la protesta por parte del gobierno de Cambiemos y las fuerzas de seguridad. Frente a cifras elevadas de muertes causadas por el gatillo fácil o en lugares de detención – una cada veintiuno horas en el 2018 según la comisión de archivos de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) – organizaciones sociales y organismos para los DDHH denuncian el accionar de las fuerzas de policía.

María Del Carmen Verdú, abogada de DDHH e integrante CORREPI dibuja un escenario alarmante: “Cualquiera de las distintas prácticas que quieras clasificar – las detenciones arbitrarias, las torturas en lugares de detención, la persecución a organizaciones políticas y sociales y a sus referentes, a luchadores populares, presos y presas políticas – en todos los casos se va a advertir que en estos tres años y medio de gobierno de Cambiemos ha habido un pico que ha continuado en una línea ascendente muy marcada que nos coloca en una situación de estado de excepción”.

Para Verdú, el rol de los movimientos populares en esta oposición a la fuerza represora del Estado está claro: “Nosotros y nosotras en CORREPI tenemos una consigna fundacional frente a la represión, que es organización, unidad y lucha, y creemos que ese es el único camino. Por esto apostamos siempre a la movilización popular, a la presencia en las calles, porque sabemos que mas allá de que utilicemos hasta el último resorte legal y técnico cuando nos toca intervenir en alguna causa, el día que abandonemos la calle ese día va a ser cuando estemos vencidos”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.