CiudadÚltimasVideoinformes

Ciudad: Cien familias cerca del desalojo en manos de Larreta

Los vecinos y vecinas del edificio de la calle Santa Cruz al 140 esperan con incertidumbre la resolución que los desalojaría de forma inminente. Esta torre de cinco pisos del barrio de Parque Patricios alberga a unas 100 familias y un total de 400 personas, 130 de ellos menores de edad. Desde Barricada TV hablamos con Iliana Llanos, vecina y presidenta de la Cooperativa de vivienda “Papa Francisco”.

El lugar es parte de lo que fue la ex hilandería Selsa, una fábrica de toallas que entró en quiebra en los 90. Desde ese entonces, por medio de remates y subastas irregulares, se fueron vendiendo todas las torres de la ex Selsa; excepto una, la sede social, que hasta 2002 estuvo abandonada e inhabitable. Los primeros vecinos que ocuparon y recuperaron el lugar tuvieron que realizar muchas mejoras y remodelaciones, pero lograron asentarse.

En 2010 el edificio conocido como “La Casa Santa Cruz” fue comprado en una subasta por $1.550.000 por el empresario inmobiliario Leonardo Ratuschny. La operación se llevó adelante sin importar que la propiedad tuviera habitantes y, como señalan los vecinos, el pago se hizo en módicas y cómodas cuotas. Ratuschny había comenzado con un juicio por desalojo de inmediato. “Compró el edificio como una jaula con animales encerrados” sostuvo Rosa Murillo, vecina una de las primeras vecinas.

Los vecinos de la Casa Santa Cruz comenzaron a organizarse, primero conformando una Comisión Vecinal y luego la Cooperativa de vivienda “Papa Francisco”. La intención era obtener un crédito blando para comprar la propiedad. El amparo legal: la Ley 341 del año 2000 que habilita al IVC (Instituto de Vivienda de la Ciudad) a brindar créditos para la compra de viviendas sociales por medio del Programa de Autogestión de la Vivienda (PAV).

En una audiencia en 2015 los vecinos y vecinas de la Casa Santa Cruz lograron una reunión con Leonardo Ratuschny y el IVC. No consiguieron nada concreto de allí, pero sí se enteraron cuánto pedía el empresario por la torre que había comprado hace cinco años por sólo un millón y medio de pesos: $30.000.000. Mientras que el Tribunal de Tasaciones de la Nación valuaba la propiedad en $8.000.000 y una inmobiliaria de Parque Patricios en $15.000.000.

Leonardo Ratuschny es conocido por sus negociados inmobiliarios en la Ciudad, y según información del Observatorio del Derecho a la Ciudad, su nombre se repite en casos de desalojos. Su operatoria versa en la compra por módicas cifras de viviendas habitadas, para después de los desalojos, construir hoteles familiares. Pero además, Ratuschny ofrece sus habitaciones a quienes se quedan sin donde vivir. Los subsidios habitacionales que el Gobierno de la Ciudad otorga a los desalojados pueden ir a algunos de los hoteles familiares de Ratuschny (El Grito del Sur).

Ante esta toda esta situación, los habitantes de la “Casa Santa Cruz” se encuentran en alerta, dado que presumen que si el juzgado resuelve efectivamente el desalojo, sería sorpresivo. El juez a cargo del expediente es Jorge Cesari, quien encabeza el juzgado civil N° 60 de la Ciudad de Buenos Aires. Mientras tanto, los vecinos y vecinas realizaron actividades de todo tipo, como festivales y chocolatadas en la Plaza Florentino Ameghino (frente a la Casa), para difundir su situación con otros vecinos de Parque Patricios. El pasado 4 de junio se hizo la última audiencia entre las partes involucradas, en la que participaron el IVC, Desarrollo Social, la Defensoría del Pueblo, el Instituto del Menor y la Familia, entre otros. Solo consiguieron una prórroga por pocos días.

La crisis habitacional de Parque Patricios tiene un correlato en varios puntos de la Ciudad y un denominador común: la especulación inmobiliaria. Es que se trata de zonas codiciadas por los inversionistas que compran terrenos baratos, construyen, y obtienen siderales ganancias; expulsando a los vecinos históricos e implantando infraestructura y servicios para habitantes de mayor poder adquisitivo.

Al igual que en el barrio de La Boca con el “Distrito de Las Artes”, desde 2008 en Parque Patricios se instaló el “Distrito Tecnológico”. En este caso la disposición consta de beneficios en impuestos y facilidades legales para la llegada de industrias relacionadas a la tecnología. Pero al igual que en La Boca, este progreso no llega a todos los vecinos de Parque Patricios. Y los desalojos expulsan a las familias de sus barrios, en una ciudad cada vez más elitista.

“Si no hay una solución definitiva que resguarde nuestros derechos, nosotros vamos a tener que resistir el desalojo y la vamos a resistir venga como venga. El gobierno tendrá que cargarse el costo político que esto le va a causar porque no nos van a sacar por las buenas de nuestro hogar. No vamos a darle la pelea tan fácil, para nada.” Destacó Iliana, ante el inminente desalojo fechado para los primeros días de Agosto.

Tags

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.