ÚltimasVideoinformes

Obelisco: repudio al intento de golpe de estado en Bolivia

Fuerte apoyo a Evo Morales en respuesta al intento de golpe de Estado por parte de la oposición boliviana. El encuentro congregó en Buenos Aires a organizaciones migrantes, trabajadores y trabajadoras de la economía popular y movimientos sociales, quienes exigieron el cese de la violencia en Bolivia y el respeto al voto popular que dio como resultado una nueva victoria del Movimiento Al Socialismo.

El intento desestabilizador de la derecha boliviana y el desconocimiento de los resultados electorales viene generando una escalada de violencia que en nombre de la “Libertad” y la “Democracia” trajo nuevamente la discriminación y el racismo a Bolivia. Después del 20 de octubre, Carlos Mesa (Comunidad Ciudadana), el principal candidato opositor, exigió una segunda vuelta sin esperar los resultados oficiales del Tribunal Supremo electoral.

Luego, una vez escrutadas la totalidad de las mesas, que dieron al Mas una ventaja de más de diez puntos con respecto a Mesa, la oposición denunció irregularidades y exigió una auditoría, que tuvo lugar con participación de la OEA (Organización de Estados Americanos). Aún así Carlos Mesa y la oposición no pudieron demostrar fehacientemente sus alarmas de fraude, y volvieron a cambiar de opinión, demandando unas nuevas elecciones. Incluso, Mesa no quiso participar de la auditoría que había exigido hace muy pocos días.

En este punto y ante la falta de consignas claras que convoquen a la oposición surge la figura de Luis Fernando Camacho, Presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz. Camacho, quién no fue candidato y se presenta como por fuera de las politica tradicional, es el principal instigador de la ola de violencia y racismo que vive Bolivia en loas últimas horas. Este representante de la ciudadanía de Santa Cruz de la Sierra lleva adelante proclamas por la “Libertad” y en su discurso mezcla el odio de clase con el conservadurismo religioso. E incluso le dió un “Últimatum” a Evo Morales el pasado 4 de noviembre cuando intentó sin éxito llevar una carta de renuncia a la Casas grande del Pueblo en El Alto, La Paz.

Bolivia continúa sufriendo un enfrentamiento entre la población rural y la población de las grandes ciudades. Sin embargo, los principales slogans de los manifestantes opositores, aducen que no se movilizan “Ni por Evo ni por Mesa”, sino que es por la “Democracia”. Entre los últimos ejemplos de la violencia irracional exacerbada por Mesa y Camacho, aunque Mesa ya perdió todo protagonismo, se destaca el atentado a la alcaldesa de Vinto (Cochabamba). El pasado 6 de noviembre, un grupo de manifestantes obligaron a marchar descalza a Patricia Arce, le cortaron el pelo y le tiraron pintura. Un día después, la actual Ministra de Salud Gebriela Montaño mostró en Twitter el ataque con piedras y amenazas que sufrió en su casa.

Tags

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.