Últimas

Catia TV: haciendo visibles a los invisibles

ALBA TV / 2013.- Hace doce años salió al aire una señal que pregonaba “No vea televisión, hágala”. El 30 de marzo de 2001 fue habilitada la planta de televisión comunitaria Catia Tve, el canal 41 de UHF, convirtiéndose en la primera de este tipo en legalizar su transmisión.

Catia Tve nace en el año 2000, comienza sus transmisiones de forma clandestina, como evolución del Cineclub Manicomio, un centro cultural y político que estuvo afiliado a la Federación Venezolana de Centros de Cultura Cinematográfica.

El espíritu de esta comunitaria es hacer televisión para el barrio, en el barrio con la gente del barrio. Es por ello que se encuentra en la zona popular más emblemática de la ciudad de Caracas, en Catia, parroquia Sucre, al oeste de la capital.

La historia de este canal, está estrechamente ligada a la revolución bolivariana, puesto que nace al calor de sus acontecimientos. El equipo de Catia TV participó en las discusiones con representantes de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) para la creación del Reglamento de Radiodifusión Sonora y Televisión Abierta Comunitaria de Servicio Público, con la finalidad de regularizar las transmisiones de las llamadas “televisoras clandestinas” e impulsar la creación las emisoras comunitarias de radio y televisión en Venezuela, lo que colocó al país como pionero en materia de medios comunitarios.

Los ataques, contra la constitucionalidad, realizados por los factores políticos de derecha, apoyados en los medios de comunicación privados, no dejó por fuera a los medios comunitarios. El 11 de abril de 2002, durante el golpe de estado que derrocó por dos días al presidente, Hugo Chávez, se suspendió la transmisión. Después de la restitución del orden constitucional vuelve a reiniciar sus transmisiones hasta el 10 de julio de 2003, cuando el Alcalde Mayor de Caracas, Alfredo Peña, los desaloja de su sede en un hospital de la ciudad. No es sino hasta el 11 de julio de 2004 cuando Catia TV inicia nuevamente sus transmisiones con mayor alcance en la ciudad y desde una sede propia, un viejo edificio de color naranja, en las adyacencias de la estación Caño Amarillo, del Metro de Caracas.

Es de resaltar que este equipo comunitario jugó un importante papel durante la restitución del presidente constitucional, Hugo Chávez, luego del frustrado golpe de Estado por parte de la oposición, en abril del 2002, aportando su experiencia en la reactivación de la señal del canal del Estado (VTV), único con cobertura nacional que podía informar lo que realmente sucedía en esos intensos momentos.

Catia Tve, no es simplemente una estación más de transmisión, es una escuela, es un punto de encuentro para las comunidades organizadas, es un lugar donde no se ve televisión, se hace. Siendo el emblema de esto, los Equipos Comunitarios de Producción Audiovisual Independientes (ECPAI).

Los Ecpai son, pequeños colectivos, formados en las instalaciones del canal, para que hagan televisión con la comunidad, desde la comunidad, para la comunidad. Sus integrantes no necesitan ser profesionales especializados, pues Catia Tve se encarga de darles la capacitación, las herramientas y el acompañamiento necesario para que realicen sus producciones. El único requisito es tener ganas de trabajar.

Hoy, doce años después, es agradable ver el edificio naranja que alberga a los hombres y mujeres que hacen posible los sueños audiovisuales de la gente de Catia, a la gente del pueblo, la gente de Chávez.

Feliz cumpleaños hermanos, hermanas, compatriotas, camaradas… sigan haciendo la televisión comunitaria, televisión humana, televisión socialista, televisión con el corazón.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.